San Francisco siempre ha sido la Meca del patín, por sus cuestas y su infinidad de spots callejeros. Pero tienes que estar bien curtido para poder patinar a estas velocidades.